Gato andino: El gato de los Andes (Leopardus jacobita)

El gato andino o gato de los Andes (Leopardus jacobita), conocido tambi√©n como el chinchay u osjo, es un felino que ha sabido adaptarse a la dureza de las altas monta√Īas de los Andes, un entorno fr√≠o, hostil y desafiante.

Gato andino, chinchy u osjo (Leopardus jacobita)

Características

Con su cuerpo compacto y √°gil, el gato andino vive en climas muy fr√≠os entre rocas y matorrales, ocult√°ndose a la perfecci√≥n gracias a su pelaje denso y camuflado. De hecho, su coloraci√≥n, que var√≠a entre tonos de grises, blancos, amarillos y marrones, est√° decorada con manchas y rayas rojizas y negras que se asemejan a las sombras de la monta√Īa, asegurando su invisibilidad ante los ojos de posibles depredadores y presas.

Leopardus jacobita: El gato andino, osjo o chinchay.

Seguidamente, destacan sus orejas puntiagudas llenas de pelo que en ocasiones est√°n adornadas con manchas oscuras en la parte posterior. En realidad, la presencia de tanto pelo en sus orejas se debe a la cantidad de viento de su h√°bitat, por lo que el pelo le protege de las inclemencias meteorol√≥gicas. Tambi√©n, posee unos ojos peque√Īos de coloraci√≥n predominantemente marr√≥n a la vez que brillante, que le proporciona una buena visi√≥n nocturna.

La nariz del chinchay es peque√Īa y redondeada, con un sentido del olfato agudo que le permite detectar presas, rastros y reconocer a otros individuos en su territorio. A cada lado del hocico se sit√ļan los bigotes o vibrisas que act√ļan como receptores t√°ctiles. En realidad, el conocido como osjo puede medir distancias y evaluar su entorno, especialmente en la oscuridad, gracias a ellos. De la misma manera, estos bigotes son un indicador del estado de √°nimo del gato. Si est√° alerta o excitado, los bigotes pueden estar erectos, y si est√° en reposo o relajado, los bigotes est√°n m√°s relajados.

Por √ļltimo, el gato de los Andes, posee una cola larga, de un tercio de su tama√Īo, que se encuentra con una coloraci√≥n anillada hasta la punta.

H√°bitat

El h√°bitat del gato andino es caracter√≠stico de las regiones monta√Īosas de Los Andes, ubicadas en Am√©rica del Sur. Aunque es denominado el gato de los Andes de Argentina, el chinchay tambi√©n vive en Per√ļ Bolivia, y Chile, pero en menor medida que en Argentina.

Gato de los andes o chinchay (Leopardus jacobita)

Siguiendo con su nicho ecológico, este felino se adapta a altitudes elevadas, generalmente por encima de los 3.000 metros sobre el nivel del mar.

Zonas rocosas, matorrales y pastizales de monta√Īa son los paisajes m√°s habituales del Leopardus jacobita. Por esta raz√≥n, es considerado un animal muy adaptable, al vivir en ecosistemas fr√≠os y desafiantes.

Durante el día, el gato andino descansa y se refugia en cuevas, rocas o matorrales para protegerse del frío. Sin embargo, cuando cae la noche, comienza su actividad de rutina y caza en la oscuridad donde se mantiene oculto e indetectable.

Gato andino (Leopardus jacobita), chinchay u osjo.

La especie del osjo es solitaria y territorial con territorios de pocos kil√≥metros defendidos vigorosamente. Para ello, el gato andino utiliza marcas de olor y ara√Īazos con los que establece y mantiene su dominio. Tambi√©n, este comportamiento solitario se ve reflejado en su interacci√≥n con otros gatos del g√©nero leopardus. De hecho, salvo en la √©poca de reproducci√≥n o en encuentros casuales, los gatos andinos suelen evitar el contacto con otros individuos de su especie.

Finalmente, para sobrevivir en las condiciones extremas de las altas monta√Īas, el gato de los Andes utiliza su gran y denso pelaje para mantener el calor corporal. Adem√°s, sus patas son fuertes y musculosas, lo que le permite escalar y moverse con facilidad por terrenos escarpados.

Alimentación y caza

La alimentaci√≥n y la caza del gato andino est√°n estrechamente relacionadas con su h√°bitat en las altas monta√Īas de los Andes. Debido a la limitada disponibilidad de presas y recursos en estas regiones, el gato de los Andes come ratones, ratas, chinchillas, vizcachas, aves y reptiles.

Gato andino | osjo | chinchay (Leopardus jacobita)

La t√©cnica de caza del chinchay se basa en el sigilo y la paciencia. Debido a su pelaje camuflado y su comportamiento sigiloso, se acerca a otros animales sin ser detectado. As√≠, con su agudo sentido del o√≠do y el olfato ubica con facilidad a sus presas en el terreno rocoso y monta√Īoso.

Una vez que ha localizado a su presa, el gato andino emplea r√°pidos y precisos movimientos para cazar. Por eso, la agilidad y habilidad de salto del chinchay es clave para abalanzarse con sorprendente rapidez y asegurar una captura exitosa.

Tambi√©n, es un trepador experto, lo que le permite acceder a √°reas donde pueden esconderse peque√Īos animales. Adem√°s, su tama√Īo relativamente peque√Īo le proporciona una ventaja en la captura de presas √°giles y escurridizas que se encuentran en su h√°bitat. Debido a su situaci√≥n en las monta√Īas, no hay ning√ļn animal que cace al gato andino.

Celo y cortejo

Cuando llega la temporada de apareamiento, en los meses m√°s c√°lidos de primavera o verano, los machos y las hembras entran en un per√≠odo de actividad y socializaci√≥n m√°s intensos. En consecuencia, los machos recorren largas distancias en busca de hembras receptivas. Para ello, ambos sexos marcan su territorio con orina y ara√Īazos, mostrando su disponibilidad al otro sexo.

Una vez que se encuentran, el macho emite vocalizaciones suaves y realiza movimientos corporales espec√≠ficos para atraer a las hembras. Y, si es correspondido, ambos interact√ļan mediante juegos y persecuciones, estableciendo la compatibilidad y la disposici√≥n para reproducirse.

Reproducción

La reproducción del gato andino tiene una gestación que se estima en alrededor de 70 a 78 días. Después de este período, la hembra da a luz a una camada de una o dos crías, ocasionalmente tres.

Gato bebé andino o chinchay (Leopardus jacobita)

Las crías de gato chinchay son altriciales, lo que significa que son inmaduras y necesitan cuidados y protección durante las primeras etapas de su vida. De hecho, sus ojos permanecen cerrados durante varios días o incluso una o dos semanas antes de abrirse completamente.

Osjo, el gato andino o chinchay (Leopardus jacobita)

Durante este período inicial, las crías son completamente dependientes de su madre para la alimentación y el cuidado. Por esta razón, la madre proporciona leche materna para nutrir a las crías y se asegura de mantenerlas protegidas y resguardadas en su guarida. A medida que las crías de osjo crecen y se desarrollan, comenzarán a abrir los ojos y ganarán gradualmente independencia.

Debido a su naturaleza de cazador solitario y territorial del leopardus jacobita, las crías son separadas de su madre en cuanto adquieren la capacidad de valerse por sí mismas. En su vida adulta, cada individuo lleva una existencia independiente y solitaria.

Estado de conservación

El gato andino o de los Andes (Leopardus jacobita) está en peligro de extinción con una población reducida que enfrenta a diversas amenazas.

En primer lugar, la pérdida de hábitat debido a la expansión de la ganadería y la construcción de infraestructuras humanas fragmentan y degradan su territorio. Por esta razón, se reducen las áreas donde el gato andino puede vivir y reproducirse. Además, la caza ilegal y la captura para el comercio de pieles y mascotas también representan una grave amenaza.

Leopardos jacobita: El gato andino o chinchay.

Aunque está protegido por leyes y tratados internacionales, la demanda de sus pieles y la presión de los cazadores furtivos persisten, afectando negativamente la población de esta misteriosa especie felina.

Por √ļltimo, el cambio clim√°tico conlleva la migraci√≥n y disminuci√≥n de sus presas naturales, dificultando su alimentaci√≥n y rutina diaria.