Jaguar colombiano (Panthera onca centralis)

El jaguar colombiano (Panthera onca centralis) y también denominado Jaguar de la costa es uno de los mayores felinos de América y el depredador más importante de la amazónica Colombia.

Jaguar colombiano (Panthera onca centralis)

Características

Los jaguares colombianos tienen pelaje corto y denso de color amarillo o crema oscuro. Aunque, en el vientre y parte central, la coloración es predominantemente blanca.

A lo largo de todo su cuerpo poseen rosetas redondas abiertas o cerradas, rodeadas de anillos negros con un patrón similar al de las flores.

De hecho, cada roseta y el patrón de manchas en el animal es único. Así, es posible diferenciar un ejemplar de otro, especialmente para los criados en cautividad. Finalmente, cabe destacar que las rosetas del jaguar colombiano son más grandes y más simétricas que las del resto de subespecies de jaguares.

Jaguar colombiano hembra (Panthera onca centralis)

Siguiendo con sus rasgos físicos, el jaguar colombiano tiene una cabeza grande y ancha con una mandíbula fuerte y dientes afilados.

Las patas del jaguar colombiano, grandes y fuertes, impulsan al felino con gran fuerza en cada uno de sus movimientos. En realidad, esta fuerza extra y mayor eficiencia es debido a que las patas delanteras son más largas que las traseras. Al igual que la familia de los panterinos, los jaguares poseen garras retráctiles que se despliegan cuando está cazando o en el momento de agarre para subir a un árbol.

También, otro detalle importante sobre las patas del jaguar colombiano es que tienen almohadillas plantares muy gruesas y resistentes. De esta manera, pueden caminar silenciosamente sin dejar huellas, cazar sigilosamente, y caminar sobre maleza espesa o barro, sin resbalarse ni caer.

La cola de este felino es larga y gruesa, y puede medir entre 61 y 91 cm de largo. Además, posee varios usos esenciales para la vida del jaguar y su adaptación al medio. Así, al denominado Panthera onca centralis esta cola le ayuda  a mantener el equilibrio y la estabilidad mientras se mueve, corre o salta.

De manera similar, es utilizada para comunicarse con otros ejemplares y mostrar sus emociones, especialmente en la época de la reproducción del Jaguar. Por último, la cola de este felino es un mecanismo regulador de calor y frío. De esta manera, el jaguar colombiano se envuelve en ella con su cuerpo cuando duerme y no pasar frío.

Hábitat

El jaguar colombiano vive en Colombia, concretamente en el bosque tropical del amazonas, los bosques del Chocó y Orinoquia. También, aunque de forma poco común, se conocen pequeñas poblaciones o avistamientos en Venezuela, Ecuador, Perú, Brasil, Bolivia y Panamá.

Jaguar de Colombia (Panthera onca centralis)

El nicho ecológico de la Panthera onca centralis son las selvas tropicales, praderas y sabanas de vegetación herbácea escasa y árboles dispersos. Además, es un felino al que le encanta el agua y es un experto nadador, por lo que suele buscar lugares que tengan ríos, manantiales o pozas donde bañarse.

Aunque pueden tolerar la presencia de otros jaguares en su territorio, generalmente prefieren vivir y cazar solos. En realidad, los jaguares colombianos tienen una gran necesidad de espacio y necesitan grandes áreas de territorio para cazar y vivir.

Por ello, el tamaño promedio del territorio de un macho es de aproximadamente 375 km2, mientras que el tamaño promedio del territorio de una hembra es de 190 km2.

Y, para delimitar la zona y ahuyentar a intrusos, marcan su territorio con orina, excrementos y arañazos en árboles y rocas.

Alimentación y caza

Siguiendo con su alimentación, los jaguares colombianos comen tapires, tayasuidos, venados, monos e incluso pequeños pumas. También, completan su dieta con peces de todo tipo, lagartos, anfibios y pequeñas aves como gallinas o patos.

Jaguar comiendo en Colombia (Panthera onca centralis)

Para cazar, el denominado panthera onca centralis acecha y se acerca a su presa sigilosamente gracias a las plantas de sus patas. Después, una vez que están lo suficientemente cerca, los jaguares colombianos saltan sobre su presa y la atrapan con sus garras y dientes.

Ciertamente, este felino es un cazador muy eficiente por lo que puede matar a su presa con un solo golpe, arañazo o mordisco mortal en el cuello o en la nuca.

Jaguar rugiendo en Colombia (Panthera onca centralis)

A diferencia de los leopardos y los tigres con las que comparte familia animal, los jaguares colombianos no son específicamente nocturnos. Por eso, a la hora de cazar se encuentran activos en cualquier momento del día con especial preferencia por el amanecer y el atardecer.

En circunstancias óptimas, el jaguar colombiano puede consumir hasta 15 kg de carne en un solo día. Sin embargo, debido a la falta de presas en su hábitat, el Panthera onca centralis sobrevive con menos alimento y puede pasar varios días sin comer.

Cortejo y celo

El celo de la hembra de jaguar colombiano de unos 18 días de duración, ocurre varias veces al año sin ninguna periodicidad ni época del año concreta. No obstante, la hembra debe tener al menos dos años de edad, momento en que ha alcanzado su madurez sexual.

Durante el celo, las hembras emiten vocalizaciones y señales olfativas para atraer a los machos hasta su territorio. Así, tras encontrarse, el macho persigue a la hembra para conseguir ser el que se aparee con la hembra. Por esta razón, si varios machos escuchan la llamada, los jaguares colombianos pelearán entre sí para hacerse con la hembra en celo.

Y, finalmente, una vez la hembra decida con qué macho estar, se llevará a cabo la copula entre ellos durante 2 o 3 días mientras que siga siendo fértil.

Reproducción

El apareamiento da inicio a la reproducción del Jaguar colombiano. Para ello, ambos sexos se abrazan entre sí mientras juegan y se acarician con sus patas. También, emiten vocalizaciones y gruñidos previo al apareamiento en el que el macho se sitúa encima de la hembra.

Jaguar bebé colombiano (Panthera onca centralis)

De manera similar al resto de panterinos, el macho de jaguar colombiano no tiene ningún papel en la crianza de la camada. Por ello, se aleja y trata de aparearse con más hembras, lo que se conoce como poliginia. Después del apareamiento, los machos y las hembras se separan y vuelven a su vida solitaria.

La hembra de Panthera onca centralis tiene una gestación de alrededor de 3 meses para dar nacimiento a una camada de 1 a 4 cachorros.

Al comienzo, los bebés de jaguar colombiano son totalmente dependientes de su madre durante los primeros meses de vida.

Cachorro de Jaguar colombiano (Panthera onca centralis)

En realidad, las habilidades de caza de estos felinos no son innatas. Por esta razón, tras varios meses observando e imitando a su madre, aprenden a cazar por sí mismos. Por último, después de vivir y aprender con su madre aproximadamente dos años, los jaguares colombianos ya adultos y maduros sexualmente se alejan y establecen su propio territorio.

Estado de conservación

El jaguar colombiano (Panthera onca centralis) no está en peligro de extinción y está catalogado como “preocupación menor”.

Jaguar colombiano rugiendo (Panthera onca centralis)

Aunque este jaguar no es una subespecie en peligro, sí se enfrenta a una serie de amenazas que pueden afectar su supervivencia a largo plazo. Algunas de las principales amenazas para el jaguar colombiano incluyen:

  • Pérdida de hábitat: La deforestación y la fragmentación del hábitat son una gran amenaza para el jaguar colombiano ya que necesitan grandes áreas de territorio para cazar, vivir y encontrar pareja.
  • Enfermedades: Una amenaza común en los animales que viven en el Amazonas son las enfermedades como el sarampión del bosque tropical.

En la actualidad, distintas organizaciones como la conocida Greenpeace, está llevando a cabo esfuerzos de conservación del Amazonas y las subespecies que allí habitan.